5 personas que no tendrías por qué invitar a la boda

Se acerca la fecha del gran día… ¿Ya estás en el proceso de organización?, ¿justo estás en la etapa de la lista de invitados?

Estamos seguros que quieres que todo en este día que es tan especial para ti sea perfecto de principio a fin; sin embargo, muchas veces el éxito del mismo,  no depende de la logística o algo que estuviera en tus manos, la mayoría de las veces… todo depende de los asistentes y su respectivo comportamiento en el festejo.

Alexandria Monette Photography

Sabemos que quieres tener únicamente a la gente que consideras cercana, y también sabemos que siempre hay mucha presión de por medio sobre a quiénes “debes” de invitar  para verte políticamente correcto o simplemente quedar bien con algún miembro de tu familia. Pero…

C’MON! Estamos en pleno Siglo XXI y ya estuvo bueno de andar queriendo quedar bien con todos. Este es tu día y te puedes dar el lujo de que todo, sea a tu manera. Y justo aquí entra la lista de invitados que podrías perfectamente ahorrarte y no invitar a la boda:

1. Viejos amores

Ceeeero. Por ningún motivo invitas a tu ex novio a tu boda. Ni porque hayas quedado en los mejores términos y se dieron cuenta que más bien eran amiguísimos. Por respeto a tu actual pareja, y más que nada, por respeto a ti misma, no le muevas a lo que ya fue y deja los recuerdos donde están.  Estás empezando una nueva etapa de tu vida y no necesitas vestigios del pasado. Créenos, te estarás ahorrando varias explicaciones, pero más que nada, estarás mucho tranquila de no tener los ojos de tu ex novio en todo momento.

Kelly Brown

2. La amiga malvibrosa de tu mismo grupo de amigas que NO es tu amiga

No. Tienes que ser honesta contigo misma y no querer andar quedando bien con absolutamente nadie, mucho menos tu grupo de amigas. Si se quieren enojar  algunas y sentir, será su problema. Se supone que todos ya estamos en una etapa de nuestras vidas en las que ya somos lo suficientemente maduros para saber que no tienes que ser amigo de todo tu circulo íntimo. Es normal y  humano que no te lleves bien con todos. Se vale esta decisión.

También lee: Consejos básicos para hacer una buena lista de invitados.

Mitch Pohl

3. El primo segundo, de tu tía postiza

No es mala onda, pero de verdad no tienes nada en común con ese tipo de invitados. En primer lugar, ni siquiera se ubican y este supuesto primo únicamente querrá asistir a la boda por la fiesta y no realmente porque tenga ganas de convivir contigo y con tu pareja. Seguramente recibiste el comentario de tu tía postiza (que es amiga de la infancia de tu mamá de hace años) sobre la invitación de este personaje, sin embargo, estás en todo tu derecho de no invitarlo porque tus razones son muy válidas. La gente tiene que aceptar y respetar tu decisión sin tomarlo como algo personal.

Lara Hotz

4. Compañer(x)s de trabajo/jef(x)

El hecho de que convivas con ellos diario no quiere decir que debas o (tengas) que invitarlos a tu boda. Lo mismo sucede con tu jefe, seguramente quieres “quedar bien con él/ella”, sin embargo, nuevamente, estás en todo tu derecho de ahorrarte su presencia. Obviamente hay excepciones, si realmente consideras que tu relación con tus compañer(x)s de trabajo y tu jef(x) es MUY MUY buena y cercana, cambia por completo el panorama. Pero si realmente no son relevantes para ti, no tienes porqué invitarlos. Que se ofenda quien se quiera ofender.

No te pierdas: Cosas básicas que debes hacer la mañana de la boda.

Mari Sabra Photography

5. Gente a la que quieras impresionar

¡BASTA! Ya no más. No necesitas demostrarle absolutamente nada a nadie. Si tu jardín es más verde que el de a lado, bien por ti. Tu boda es un día para celebrar el amor que le tienes a tu pareja. Es un momento íntimo que no necesitas estarle presumiendo a alguien que quieres impresionar. No necesitas esta energía en tu vida.

También lee: Cómo usar las redes sociales en tu boda.

The Billings

Adiós a la tradición. Construye tu boda como quieras y olvídate de lo demás. Checa cuáles son las 5 personas que no tendrías por qué invitar a tu boda y, ahora sí, ¡enfócate en disfrutar!

Fotos de Alexandria Monette Photography, Kelly Brown, Mitch Pohl, Mari Sabra Photography,The Billings
michellemiller
[email protected]