INSPIRAGRAM
¿TIENES DUDAS? ¡AQUÍ ESTAMOS PARA TI!

Cómo mejorar tu humor mientras planeas la boda: ¡6 tips infalibles!

Si en el proceso de organizar tu boda te ganan los nervios, las preocupaciones, o incluso andar de malas por muchos pendientes, estos tips son para ti.

Brooke Cagle

El organizar una boda y estrés van de la mano, por un lado, tenemos los problemas de la vida cotidiana y añade a eso la planeación de la boda, con listas de actividades, pendientes interminables, no saber qué hacer etc. Con la presión que cada vez se acerca el gran día, es normal que los nervios, el insomnio, el mal humor salgan a flote. ¡No eres la única! Cada novia tiene sus momentos de crisis y lamentablemente son inevitables, la clave está en saberlos manejar.

  1. Confía

Confía que todo saldrá bien, y será como tiene que ser. Confía en los proveedores, si algo no te late desde el inicio, estás a muy buen tiempo de cambiarlos y, sobre todo, delega tareas a tus damas de honor (si es que tienes), ¡recuerda que ese es el rol que juegan!

Libera de tu mente estas preocupaciones que no dependen de ti, por algo elegiste a esas personas que te ayudarán en la organización de tu boda, a algunos los conocerás, pero a otros tendrás que confiar en ellos.

Lo más importante, confía en ti, en tus decisiones y confía en que estás haciendo las cosas bien.

También lee: 10 cosas que puedes hacer esta cuarentena para olvidarte del estrés de la boda.

  1. Evita bebidas estimulantes

Si eres de las que les dan ataques de estrés, temblorina, sientes que sudas de más o andas muy acelerada, evita tomar café y bebidas con cafeína como el té verde.

Y si de plano no puedes vivir sin café, tómalo sin cafeína y reduce la dosis al día.

  1. Haz ejercicio

Muchas veces las personas no ven los beneficios que tiene el hacer ejercicio, la realidad es que con hacer poco ayuda mucho a liberar estrés. Si no te gusta el ejercicio, aunque sea salte a caminar 20 minutos diarios ya sea en la mañana o en la noche. Pon algún podcast que te interese, música que te relaje y mientras caminas haz respiraciones profundas.

No te pierdas: 5 blogs de fitness que toda novia debe seguir.

  1. Aprende a detectar tu estrés

Cuando estamos bajo los efectos del estrés, todas tenemos un comportamiento diferente. Cuando ya asimilas tu tic nervioso, identifícalo, haz un alto, respira profundo y repítete a ti misma “tranquila, todo va a salir bien”, aplica este mantra todos los días en tu vida, no solo en la planeación de tu boda.

  1. Piensa positivo, visualiza que todo saldrá bien

¡Olvídate de todo lo que puede salir mal! Está bien tenerlo en cuenta, pero no permitas que el miedo te controle. El tener pensamientos negativos, únicamente desgasta, cuando tengas estos pensamientos inviértelos: imagina lo bonita que te verás y lo espectacular que será tu boda.

  1. Sigue viviendo tu noviazgo

Con la presión de la boda, muchas veces se olvidan de seguir siendo novios. Es importante que tu y tu pareja se den un tiempo de ser novios, de no tocar el tema “boda”, ni de los problemas: vayan por un helado, a pasear, dense un descanso y chiquéense.

No te pierdas: Cómo mejorar tu relación de pareja sin salir de casa.

Toa Heftiba

Si has llevado una buena planeación ten la certeza que todo saldrá bien, pues tienes la seguridad y tranquilidad que haz hecho las cosas bien, solo es no caer en crisis. Y si por algo en el día de la boda algo no salió como lo imaginabas, ni te preocupes, los invitados no sabrán y después de todo, la boda es un momento tuyo y de tu novio así que… ¡Disfruta todo el proceso!

María Fernanda Mejía
[email protected]

¡Hola! Mi nombre es María Fernanda Mejía Ortega, soy mexicana, tengo 21 años, vivo en CDMX y actualmente estudio Comunicación en la Universidad Panamericana. Amo a mi familia y a mis perros, me encanta ver las estrellas. Si tuviera que describirme diría que soy una mujer positiva, soñadora, alegre y amante de la moda; lo más importante, me gusta vestirme bonito pero sin dejar de ser yo. Utilizo la fotografía como medio de expresión para transmitir experiencias más allá de lo cotidiano, disfruto compartir mi gusto por la moda, la escritura, los viajes y por supuesto, comer rico. Amo las flores, en especial las peonias rosas, los atardeceres, la gente feliz y positiva. Espero que seas mi cómplice en esta aventura llamada vida y que la disfrutes tanto como yo.