Consejos anti sufrimiento para organizar tu boda con gusto

Ni siquiera puedes imaginarte cuántas veces he escuchado que las novias sufren cuando planean la boda. La razón puede parecer muy lógica, como por ejemplo que se trata de un día mega importante, que jamás se repetirá y que todo tiene que salir a la perfección porque de otro modo parece que no cuenta. Para ello, qué mejor que estos consejos para organizar la boda con gusto y olvidarte del sufrimiento de una vez por todas.

Lillywhite Photography

La obsesión por llegar al “sí, acepto” y disfrutar de una jornada espectacular me parece completamente razonable, pero no por ello debe haber una ola de estrés interminable que desencadene en que tú te conviertas en una bridezilla. No hay necesidad, mucho menos cuando cuentas con un equipo de expertos que está de tu lado para acompañarte en el proceso y hacer realidad tus sueños. Además, recuerda que la boda es un proyecto de dos, y por ello tú y tu pareja deben sentirse plenos en todo momento.

Antes de que subas o bajes de peso, de que tus cambios de humor sean tremendos o de que empieces a crearte enemigos de buenas a primeras entre los miembros de tu familia, mejor échale un ojo a estos consejos que te paso y que, estoy segura, pueden servirte muchísimo para que cada paso de la organización sea más llevadero y no te pierdas en la locura total. Otra vez: no hay necesidad. ¡Toma nota!

Foolishly Rushing In

1. No quieras hacer todo sola

Entiendo que darle forma a uno de los mejores días de tu vida por tu propia cuenta puede parecer muy tentador, pero no lo hagas. Son tantas las tareas que debes realizar que, probablemente, llegará el momento en el que te sientas ofuscada, confundida y sobrepasada por todo lo que hay que controlar, atender, etc.

Antes de empezar a tomar a decisiones, te propongo que contrates a un wedding planner. Si algo nos ha enseñado el Coronavirus en las bodas es que son ellos, los profesionales encargados de la organización, quienes tienen todas las armas y el conocimiento de su lado para la toma de decisiones, el contacto con profesionales y el desarrollo de un día que tú y tu pareja puedan disfrutar al máximo.

Para que te olvides de una buena vez de todo sufrimiento, tener de tu lado a un experto wedding planner será el mejor primer paso para garantizar no solo que todo saldrá bien en el “sí, acepto”, sino también en los meses previos. Recuerda que la prioridad es que disfrutes del proceso y no que llegues a tu boda con el deseo de que ya se acabe por el hartazgo que te provocó planearla.

También lee: Razones por las que, sí o sí, necesitas un wedding planner.

Meg Brooke Photography

2. Mantén claras tus prioridades

Otro consejo para organizar tu boda con gusto es que mantengas la mente clara en lo que realmente importa. No te desvíes y pon el foco en aquello que realmente consideras esencial para que esté en tu boda, no en más.

Eso inicia desde la inversión que decidas hacer. Te propongo que sea una cantidad realista y no una amenaza a tu economía, porque el día de la boda tiene una duración limitada, pero luego habrá que hacerle frente al matrimonio: renta, pagos de servicios, experiencias y, por supuesto, ¡la luna de miel!

Toma el presupuesto total y decide, junto con tu pareja, en qué elementos lo gastarán. Te recomiendo que las decisiones las tomen con base en ustedes, en lo que les gusta y en cómo desean ver el resultado final de su boda. Que no importe cómo fueron las bodas de sus amigos, cómo estuvieron decoradas o quién fue el fotógrafo. Empiecen desde cero y construyan su proyecto en conjunto y solo con lo que ustedes quieran.

Este consejo será esencial para que no caigas en estrés ni en locura por la organización y, además, será más sencillo tomar decisiones y sentir seguridad respecto a ellas.

Ashtyn Brooke Photography

3. Rodéate de gente buena vibra

Aunque no lo creas, esto hará que ten olvides de todo el sufrimiento al organizar la boda. No solo es necesario contar con un equipo de profesionales, sino con un equipo que esté de tu lado y que, además, te haga sentir en calma. Tu pareja, por supuesto, es esencial y no debes dejarla/o fuera en ningún momento. 

Tu familia es vital, sobre todo si apoyan tus decisiones y no tienes que enfrentarte a comentarios de juicio en torno a cómo quieres tu boda. Si tienes un grupo de amistades que nada más no coopera contigo y solo te  trae preocupaciones, es momento de que les pongas en “mute” al menos por unos meses, de otro modo solo dudarás de todo lo que quieres para el gran día.

Por supuesto, tus proveedores también deben cumplir con este punto; es decir, todos los profesionales deben apoyarte y buscar las formas para llevar tus ideas a la realidad con la mejor disposición. Los puentes de comunicación deben ser efectivos y, si no hay confianza total de por medio, será mejor seguir con la búsqueda de quien sí logre tomar las riendas al 100% con el fin de que tú y tu pareja disfruten de cada paso.

En serio, la organización de la boda no tiene que ser una pesadilla. Si ya de por sí será una aventura, ¡qué mejor que sea inolvidable!

Lillywhite Photography

4. No procrastines, ¡por favor!

Si ya tienes un esquema de trabajo con tu wedding planner o con tus proveedores en general, lo ideal es que cumplas con todas las tareas o decisiones en tiempo y forma. Revisa todos los pendientes que tienes con ellos, comunícate y toma acción para que no te coma el tiempo.

Destina un momento al día para hacer un checklist con aquello que debes hacer, con dudas o cosas que te preocupen. Coméntalas con tu wedding planner y asegúrate de tener un plan de acción para saber cuál será el paso a paso para resolver cada situación. Si tu planner te manda un mensaje, respóndelo y no lo dejes para después.

No olvides que tú también tienes algunas obligaciones y debes cumplir con ellas para que la organización sea más fluida y sin contratiempos.

5. Invita solo a quienes tú y tu pareja quieran

No me voy a detener en este punto, pero en serio… tengan cerca solo a aquellos que representen algo para ustedes, su historia y su relación. 

Si no están a gusto con algún nombre o no están convencidos, mejor borren nombres y denle importancia a la calidad antes que a la cantidad.

Parte del éxito en que logres planear tu boda sin sufrimiento es que estés convencida de que todos los que estarán en ese gran día estarán felices de acompañarlos a ti y a tu pareja ¡sea como sea la boda! Por fin podrás olvidarte de las críticas y lograrás que todos estén realmente presentes y sin prejuicios.

También lee: 10 personas que te recomendamos no invitar a la boda.

Foolishly Rushing In

6. Haz tiempo para ti y para tu pareja

Por nada del mundo quieras organizar toda tu boda en un mes ni dediques cada segundo de tu día a pensar en ese día, ¡no! 

Piensa en ti, en tus tiempos y en aquello que necesitas para mantenerte inspirada y productiva. Si logras hacer pausas en torno a la organización no solo te sentirás más liberada, sino que le darás tiempo a tu mente para diseñar una mejor experiencia.

Por si fuera poco, durante la organización también debe haber momentos para compartir en pareja sin la necesidad de hacer de la boda la conversación de todos los días. El objetivo es que llegues mejor que nunca a decir “sí, acepto”, así que haz un tiempo para conocer más a tu pareja, platicar sobre sus expectativas y concentrarte en que tu matrimonio sea fantástico.

Ashtyn Brooke Photography

No, en serio ser bridezilla no está de moda y no es necesario. Toma nota de estos 6 consejos anti sufrimiento para organizar tu boda con gusto, conforma tu equipo de trabajo, confía en los profesionales y dedícate a disfrutar de este proceso que no se repetirá. Tu boda será perfecta porque es tuya. Si necesitas más inspiración, no te pierdas cómo serán las bodas íntimas en México.

Melissa Lara
[email protected]

Directora de contenido y medios en Uniko. Periodista y blogger de bodas de tiempo completo. Me encantan las historias de amor únicas y las celebraciones con personalidad. ¡Tu mejor aliada para planear la boda perfecta!