Los errores más comunes al comprar el vestido de novia

¿Estás en búsqueda de tu vestido ideal? Es normal que ya hayas visitado varias tiendas y sigas sin decidirte, comprar el vestido de novia es un proceso lleno de dudas y aquí te explicamos los errores que debes evitar.

Hay miles de diseños de vestidos de novia, y conforme más vas viendo, más te confundes. No creas que eres la única que está en esa situación… ¡les pasa a todas las novias! Y no solo con el vestido, lo verás que también te pasará con los zapatos, la lencería, el ramo, los accesorios, entre otros más.

Las bodas de Viviana

Las novias suelen cometer errores frecuentes que añaden problemas al proceso de encontrar el vestido perfecto para ellas. Tranquila, nosotros te ayudamos exponiendo los errores que debes evitar a toda costa.

1. No vayas con prisas, ¡disfruta!

En cuanto des con tu vestido soñado, nadie te lo arrebatará, así que no corras. Disfruta del proceso de tocar los tejidos, probártelos, preguntar cualquier duda que tengas, incluso puedes solicitarles recomendaciones de qué tipo de vestido te queda más de acuerdo a tu silueta. No tengas prisa en encontrar el vestido perfecta para la ocasión.

También lee: Vestidos de novia sencillos 2020.

Las bodas de Viviana

2. No hacer pruebas de movimiento con el vestido puesto

En el momento que te pruebes los vestidos, no solo debes verte al espejo sin moverte… pues así no estarás en tu celebración.

Camina, brinca, “baila” es decir, mueve los brazos, agáchate y cerciórate que además de lucir hermosa, no te sientas incómoda con ese modelo.

Alfonso Flores

3. Comprar tallas más chicas como motivación

Si estás pensando que quieres bajar <mucho> de peso antes de tu boda, bien por ti, pero comprar un vestido en función de cómo piensas que te verás en un futuro, es un grave error. Si sucede esto y no bajas de peso como lo esperabas, tendrás que hacerle modificaciones extremas a tu vestido y corres el riesgo que no quede espectacular.

Recuerda que es mucho más fácil reducir medidas, porque ya tienes la tela extra, por el contrario, a hacerlo más grande, porque es coserle tejido adicional.

No te pierdas: 7 razones por las que deberías usar dos vestidos de novia.

Las bodas de Viviana

4. No dejes de escucharte a ti misma

Nadie mejor que tú sabe cuál es tu estilo para vestir el día de tu boda y con qué diseño quieres deslumbrar, así que prohibido dejarse llevar por las decisiones de otras personas.

Cuando acudas a las tiendas, no dejes que nadie te quite el placer de probarte cuántos vestidos quieras para ver cómo te quedan. Si quieres probarte un modelo de cada corte: sirena, A, imperio, princesa, corto… ¡hazlo! Solo de esa forma sabrás cómo te ves y cómo sientes con ellos.

Las Bodas de Viviana

5. No ser realista acerca del presupuesto

Es usual que empiezas buscando vestidos de novia del precio que asignaste y al final acabas enamorándote de diseños muchísimo más caros. Es una decisión personal, pero deberás profundizarla bien.

Ajustarse al presupuesto es la mejor opción. Pues el monto destinado para tu boda, ya lo sabes, y si no quieres pasar por sobresaltos, debes respetarlo. Si al final quieres comprar un diseño más caro, considera que deberás ajustar los gastos.

Daniela Villarreal

Y ahora que ya sabes qué errores evitar en la compra de tu vestido y cómo debes disfrutar del proceso, ¿qué tal si invitas a tu pareja a hacer lo mismo con los trajes de novio? Para ellos también es una decisión importante. ¡Disfruten del proceso!

Fotos de Daniela Villarreal, Las bodas de Viviana y Alfonso Flores
María Fernanda Mejía
[email protected]

¡Hola! Mi nombre es María Fernanda Mejía Ortega, soy mexicana, tengo 21 años, vivo en CDMX y actualmente estudio Comunicación en la Universidad Panamericana. Amo a mi familia y a mis perros, me encanta ver las estrellas. Si tuviera que describirme diría que soy una mujer positiva, soñadora, alegre y amante de la moda; lo más importante, me gusta vestirme bonito pero sin dejar de ser yo. Utilizo la fotografía como medio de expresión para transmitir experiencias más allá de lo cotidiano, disfruto compartir mi gusto por la moda, la escritura, los viajes y por supuesto, comer rico. Amo las flores, en especial las peonias rosas, los atardeceres, la gente feliz y positiva. Espero que seas mi cómplice en esta aventura llamada vida y que la disfrutes tanto como yo.