10 personas que te recomendamos NO invitar a la boda

Los invitados que estarán presentes el gran día tienen un peso fundamental debido a dos factores: el presupuesto y éxito de la boda. ¿Lo habían pensado? Aquí les contamos cuáles son las diez personas que no hay que invitar a la boda para ayudarlas a que no se arrepientan cuando ya no haya nada que hacer.

Authentic Collective

La relación que existe entre los invitados de la boda y ambos factores es absoluta, para que si están dudosas, realmente lo consideren o le den una pensada. Primero, con respecto al presupuesto los gastos de la vida aumentarán entre mayor sea el número de invitados; segundo, con respecto al éxito, en una boda tienen que estar presentes aquellas personas a las que les de gusto y alegría que la pareja haya decidido formalizar su compromiso y celebrar su unión. ¿la razón? Inmediatamente se contagian en el ambiente y se respirará felicidad.

Debido a lo anterior, tomen nota de las diez personas que por ningún motivo deberán estar presentes en una boda.

Corrie Butler Photography

  1. La o el ex

Al gran día no tienen porque invitar a aquellas personas con las que haya tenido un pasado romántico. Así que si en su lista están ex novios, amigos con derechos, ex galanes o galanas, lo mejor será que los tachen.

  1. Familiar conflictivo

Otra de las personas que no debería de invitar es al familiar conflictivo que estpa peleado o peleada con el resto de la familia y que por ende, no se lleva con nadie o que a ninguno que le cae bien.

  1. Familiares lejanos

Tiene que ver con esos familiares que jamás ven o con los que han convivido contadas veces en su vida y no tienen por qué ir a pesar de que alguien les diga “Pero ¿cómo no vas a invitar a tu prima, tan linda que es?”

  1. El borracho

Y que me dicen del borracho mala copa, imprudente o que hace desfiguros. Mejor eviten la invitación o en el peor de los casos que vaya sentenciado.

También lee: La importancia de la confirmación de invitados.

Autumn Nicole Photography

  1. Los que se autoinvitan

Tampoco se dejen presionar por aquellas personas que se autoinvitan a la boda por sus ganas de ir, o simplemente por creer que serán requeridos por alguna extraña razón. Así que, novias no inviten a aquellas personas que ni siquiera habían pasado por su mente.

  1. Los +1

Estos son aquellos extras que llegan a pedir los invitados. ¡No! ¡Ah! Y aprovechando, les damos un mensaje a los invitados: es de pésimo gusto que los inviten a una boda y les digan a los novios “¿me puedes dar un boletito extra?” Ahórrense la pena y el hacerle pasar un coraje a la pobre novia o al novio.

  1. Los de después de…

También desistan a decirle “sí” a las personas que les pregunten “¿Puede ir x aunque sea después de banquete?”

  1. Niños

Si no quieren que los invitados lleven a sus niños, no tienen por qué hacerlo.

También lee: Los consejos que necesitas para reducir la lista de invitados.

Authetic Collective

  1. Amistad del pasado

Por ningún motivo piensen en invitar al gran día a esa amiga o amigo con el que se llevaron bien en cierta etapa de su vida, pero que hoy ya no existe una relación. Aunque ella o él los haya invitado a su boda hace algunos años o haya sido su mejor amigo de la primaria.

  1. Conocidos lejanos

Estos tienen que ver aquellos con los que tienen una relación superficial, por ejemplo: vecinos, amiga de la amiga o compañeros del trabajo.

Vee Taylor Photo

Les recomendamos que lo mejor es que sean claras desde el principio para poner un alto, así evitar los malos entendidos y, sobre todo, que se sientan presionadas o acorraladas. Si necesitas más inspiración, no te olvides de leer los consejos para que los invitados disfruten la boda.

María Fernanda Mejía
[email protected]

¡Hola! Mi nombre es María Fernanda Mejía Ortega, soy mexicana, tengo 21 años, vivo en CDMX y actualmente estudio Comunicación en la Universidad Panamericana. Amo a mi familia y a mis perros, me encanta ver las estrellas. Si tuviera que describirme diría que soy una mujer positiva, soñadora, alegre y amante de la moda; lo más importante, me gusta vestirme bonito pero sin dejar de ser yo. Utilizo la fotografía como medio de expresión para transmitir experiencias más allá de lo cotidiano, disfruto compartir mi gusto por la moda, la escritura, los viajes y por supuesto, comer rico. Amo las flores, en especial las peonias rosas, los atardeceres, la gente feliz y positiva. Espero que seas mi cómplice en esta aventura llamada vida y que la disfrutes tanto como yo.